jueves, 14 de diciembre de 2017

Espacio en evidencia. Esculturas de Rafael Martínez



Popular artista venezolano exhibirá sus más importantes trabajos escultóricos.


El Hotel Britania de Miraflores, inaugura la exposición El espacio en evidencia, esculturas de Rafael Martínez; muestra que reúne 17 piezas de mediano formato en las que el artista reflexiona sobre lo oculto de la geometría. “Su geometrismo formal configura el objeto sobre metálicos recortes prístinos, cromáticos intensos que indagan en la libertad de las formas”, asegura el curador de la exhibición Pablo Villaizán.


La obra de Martínez es conocida y de amplia trayectoria. Su relación con los maestros del arte cinético como Jesús Soto, Carlos Cruz Diez y Julio Le Parc, en París, lo lleva a sumar búsquedas más complejas en su trabajo. “La proximidad con ellos  me obligaba a buscar nuevas expresiones de la forma y las técnicas en el trabajo abstracto-geométrico que siempre he realizado.”, dice el artista. Definitivamente esto le permite que su lenguaje estético se consolide y adquiera mayor relevancia. Años después realiza una residencia en el Pratt Graphic Center de New york. Las  esculturas que presentan en la presente exhibición son de dimensiones variables y colores constantes en los que se  constata la vocación libertaria e imaginativa del artista, quien a través de volúmenes, ritmos racionales, movimientos, evidencia lo que él llama lo oculto de la geometría.


Espacio en evidencia. Esculturas de Rafael Martínez        
Temporada: del 14 de diciembre al 15 de enero del 2018
Hotel Britania de Miraflores
Calle independencia 211
Inauguración: 14 de diciembre a la 6:00pm.




miércoles, 13 de diciembre de 2017

Escuela de Fotografía Fuera de Foco inaugura muestra “Despertar”



Se expondrán los mejores proyectos fotográficos y audiovisuales.


Fuera de Foco, escuela con más de cuatro años de trayectoria brindando talleres de fotografía, te invita este sábado 16 de diciembre a la muestra colectiva de los profesores y alumnos "Despertar".  El espectáculo  musical estará a cargo de Jean Pierre Magnet y el Trío Ballumbrosio. Se sortearán tres becas para los talleres de verano.

Sobre la escuela

Fuera de Foco, se funda en febrero del 2013 con el objetivo de ser un espacio dedicado a la formación de creadores de la imagen así como en la investigación y divulgación de la misma. Concebimos a la fotografía como un espacio cultural sin límites vinculado al arte, la comunicación, tecnología e historia. Con nuestros diversos talleres, Fuera de Foco propone un eje temático que va desde la comprensión técnica y conceptual de la fotografía hasta la creación de proyectos personales pasando por interminables experiencias visuales. Con nuestras clases personalizadas es fundamental para nosotros que los productores de la imagen tengan una actitud crítica en las múltiples formas de comunicación visual. Mirar e interpretar la realidad a través de la imagen de una forma original.


Día: sábado 16 de diciembre
Hora: 7:30pm.
Lugar: Juan de la Fuente 295, Miraflores
¡Ingreso libre!




lunes, 11 de diciembre de 2017

Trenzar presenta Infinito. 8 acciones para sanar


Performance que llama a la reflexión acerca de la violencia que viven las mujeres. Participan: Anaí Padilla, Alba Leiva, Alejandra Lava, Alondra Flores, Inés Melchor, Klaudya Prudencio, Martha Ocampo y Mehida Monzón.


¿Qué es el infinito para ti? Es la pregunta a través de la cual ocho jóvenes mujeres exploran su vida y plantean cada una un concepto de Infinito diferente. Trazando un recorrido por la Casa Trenzar, las y los viajantes podrán ser testigos de esas ocho respuestas dentro de ocho espacios propios para cada historia infinita. Una experiencia intensa, sensorial y de resistencia.

Infinito es una performance, propuesta itinerante que llama a la reflexión acerca de la violencia que viven las mujeres. “Consideramos que, como mujeres, preguntarnos ¿Qué es el infinito? es de mucha importancia; hoy en día las mujeres nos vemos envueltas en situaciones de diferentes tipos de violencia, episodios que muchas veces logran que nos olvidemos de nosotras mismas como seres humanos”, señala Micaela Távara, facilitadora de dirección de la propuesta. “Muchas de estas mujeres deciden callar por diferentes motivos, ya sean temores u otros, por lo que en este proyecto se exhorta a las intérpretes y a las y los viajantes a buscar en su interior, descubrir los límites que surgieron dentro de sí y transformar sus experiencias futuras”, puntualiza Távara. Facilitadora de producción: Lu Calvimontes

Sobre la directora

Micaela Távara. Pedagoga Teatral egresada de la Escuela de Ballet de la Universidad Nacional de San Marcos y del Conservatorio de Formación Actoral. También obtuvo el grado de bachiller en pedagogía teatral de La Escuela Nacional Superior de Arte Dramático. Se desempeña en performance y piezas escénicas sobre temas de memoria y derechos humanos. Ha dirigido las intervenciones artísticas de la campaña “Déjala Decidir”, “28J” y “Un hombre no Viola”. También ha dirigido la puesta “8 infinito” y “La Rebelión de las Polleras”. 

En el 2014 fue reconocida por El Comercio como uno de los 5 rostros jóvenes más importantes de la danza, y por el Ministerio de Cultura como una de las 50 creadoras más influyentes. En el 2013 La Municipalidad de Carabayllo la reconoció como “Mujer Carabayllana 2013”. Es parte de la colectiva de artivismo feminista Trenzar y fundadora de la Red de productoras y Creadoras culturales, Collera Red.


Casa Trenzar
Av. Lima 243, Barranco
Del 13 al 17 de Diciembre
Doble horario: 7:00pm y 9:00pm
Entrada: 30 soles 
Fb: TrenzarPeru
Escribir a: colectiva.trenzar@gmail.com
Llamar al 987278176 (Lu Calvimontes)

Rosalí León-Ciliotta: “Veo la literatura como una herramienta de cambio…”



“El impulso que hemos tenido en la literatura infantil en la última década es algo que tendría que haberse dado hace 20 o incluso 30 años atrás…”, nos dice en la presente interviú la autora del exitoso libro infantil Romi y el Sol.


Hace algunas semanas llegaron a nuestras manos los libros Romi y el Sol (SM, 2011) y Romi y el mar (SM, 2015), novelas infantiles que nos cuentan la historia de una niña tierna y curiosa, que dedica la mayor parte de sus escasos nueve años a encontrar una respuesta a todo aquello que atraiga su atención, de la periodista y escritora de Literatura infantil, Rosalí León – Cilliota.

Ad portas de publicar Isa en CiberLima, su nuevo libro, Lima en Escena charló con la autora.



-Rosalí, antes de charlar sobre tus dos libros: Romi y el Sol  y Romi y el mar, desearíamos saber más sobre ti. ¿Cómo empieza tu vínculo con la escritura?

-Desde pequeña me gustaba el mundo de la imaginación, de la fantasía, pero las ganas de contar historias; de escribir toda la vida, me surgió después de leer la saga de Harry Potter: me pareció tan fascinante que dije “Yo quiero contar historias así.” 

-¿Cuántos años tenías cuando leíste tu primer libro?

-No recuerdo el primer libro que leí, pero sí recuerdo dos colecciones que me apasionaban mucho cuando era chica -quizá tendría 8 o 9 años-, y curiosamente eran libros informativos: la Enciclopedia Ábrete Sésamo, de Plaza Sésamo y los libros del Cómo, Cuándo, Dónde y Por qué. Ya un poco más grande -10 o 12 años-, me encantaban los libros de la colección de Los Hollister, un grupo formado por seis hermanos que resolvían misterios en cada libro. Un poco como Romi. Se suman a estos los libros de Agatha Christie, la clásica narradora de misterios. En estos títulos me encantaba ver cómo iban juntando las piezas y dándote la información para que, “juntos”, resolvieran los misterios. Creo que estas lecturas han sido plenamente responsables de la creación del personaje de Romi; los libros giran en torno, justamente, a un misterio o una misión, y la información que lleva a que Romi cumpla sus misiones.

-¿Cómo nace esta necesidad de escribir historias para niños?

-No lo veo como una necesidad, la verdad, pero si como una pasión. Una necesidad es algo que te genera ansiedad, sin lo cual no puedes vivir, mientras que una pasión es algo que eliges cada día y que cada día que lo haces eres un poquito más feliz. Pero más allá del asunto conceptual, prefiero escribir para niños porque los niños son mucho más receptivos, no tienen tantos prejuicios encima como los adultos. Y si los tienen, pues los pueden derribar con más facilidad. 

 Veo la literatura como una herramienta de cambio además del valor literario, pasional y de entretenimiento que opera sobre lo más básico del ser humano, que es su forma de ver y percibir las cosas; en este caso, a través de lo que leen. 
Y qué mejor que trabajarlo con los más pequeños, los ciudadanos del futuro. Quizá sea ilusa, o incluso arrogante, pero creo en ello con la máxima inocencia y sinceridad posible. Y bueno, los adultos tampoco me caen tan bien, como siempre les cuento a mis lectores y lectoras cuando los visito. Los adultos son aburridos... Los niños no tanto. Acaso es mi manera de resistirme a crecer; quién sabe.

-Eres una lectora amante de las sagas El Señor de los Anillos o Harry Potter. ¿A que le atribuyes este gusto por el género fantástico?

-Me pasa lo mismo con las películas. Es lo que siempre le digo a mi esposo cuando vamos al cine: “¿Para qué ver películas realistas o dramas si ya tienes bastante realidad en el día a día?”.  Por supuesto que también disfruto de una buena película o un buen libro, sea del género que sea, pero la paso mejor cuando sé que, por un lado, hay más por lo cual esperar, y por otro, cuando hay algún elemento fantástico por ahí. Para mí la literatura es una manera de escapar de la realidad y repensar tus formas de enfrentarte a la vida. A través de la fantasía se puede lograr ambos, pero con un elemento extra que no tienes en la realidad. Curiosamente, esos son mis gustos de lectura, pero hasta ahora no he escrito un libro fantástico, aunque me encantaría hacerlo. Imagino que el género me gusta tanto que la vara con la que me mediría sería demasiado alta.

-Son los personajes y las situaciones que se desarrollan en las historias de Harry Potter lo que más llaman tu atención…

-Sí, en Harry Potter y muchas otras sagas de fantasía que me fascinan. Es leer o ver, si se trata de una serie o una película algo que no existe y que por lo tanto te permite acercarte a los temas importantes de maneras mucho más abiertas y alternativas. Y claro, alimentar la imaginación en su lado más salvaje, nunca está demás.

-Sin embargo debemos destacar que dentro de tus lecturas de títulos emblemáticos Prosas apátridas de Julio Ramón Ribeyro tiene un lugar especial en tus preferencias como lectora.

-¡Sí que han hecho su tarea conmigo! Sí, Ribeyro tiene un lugar especial en mi librero y en mis gustos. Las Prosas apátridas me encantan porque yo soy una persona que observa mucho su entorno, y me encantaría poder poner en palabras atrapantes y reflexivas todo lo que percibo. Ribeyro en este libro pone en palabras simples, hermosas y precisas todas las observaciones e intuiciones que tiene sobre lo que le rodea. Mi enorme gusto por este libro es una cuestión de aspiración y admiración.

-En el Perú se ha impulsado notablemente todo lo referido al segmento de la literatura infantil. Los autores de este género tienen mayor visibilidad, mayor demanda, el programa del plan lector de las escuelas públicas se fortalecen. ¿Cuál es tu percepción al respecto?

-Si bien estamos avanzando mucho, creo que todavía hay demasiado por hacer. Estamos en pañales. El impulso que hemos tenido en la literatura infantil en la última década es algo que tendría que haberse dado hace 20 o incluso 30 años.
Aunque suene un poco pesimista, me parece que no se toman realmente “en serio” el poder y la necesidad de la literatura en la formación de los niños. Lo siento como un check en una lista de cosas que tienen que agregar al currículum escolar. No hay información sistematizada, no hay crítica real, no hay acceso o motivación más allá de la lista de útiles del año. Y es algo triste, pero que creo que vamos a cambiar en los años venideros. La literatura infantil y juvenil tiene que trascender el ámbito escolar y establecerse como una forma más de ocio y de desarrollo personal en los niños y jóvenes, que son los futuros adultos que construirán el país que todos queremos.



-Consideras que el Perú tiene una tradición en lo concerniente a la literatura infantil.

-Sí, pero no ha sido suficientemente estudiada, valorada o potenciada. Autores como Óscar Colchado Lucio, Jorge Eslava o Roberto Rosario tienen décadas escribiendo para los lectores más jóvenes. Y si pensamos más atrás, en el siglo XX, nos encontramos con las obras de Carlota Carvalho, las fábulas de Adolfo Vienrich o la poesía de Rosa Cerna. Incluso grandes representantes de la literatura nacional como Valdelomar, Vallejo  y si estiramos a la literatura juvenil, Arguedas tiene personajes adolescentes, por ejemplo y los mismos Mario Vargas Llosa y Bryce Echenique han tanteado el territorio de la literatura infantil en más de una ocasión.

-Siempre se habla de que el Perú no es precisamente un país lector y le imputan una serie de taras al respecto. ¿Cuál es tu percepción sobre esta problemática?

-Tristemente, los números no mienten. El Perú lee poco. Solo el 35 % de las personas afirma que lee y el promedio de lectura es de 0,86 libros al año por persona en el país.  La lectura se sigue percibiendo como algo aburrido desde la escuela, que solo hacen los “ratones de biblioteca” o los cultos considerados por muchos como una especie aparte. Los padres, madres y docentes tampoco hacen demasiado por cambiarlo. Hay más factores en juego, como bien mencionó el jefe de la Dirección del Libro y la Lectura del Ministerio de Cultura, Ezio Neyra a principios de este año: “[esto] se debe a diferentes factores como la falta del fomento de la lectura en el hogar y en los colegios, un problema de acceso a los libros y la escasez de bibliotecas públicas en el país”. Sin embargo, considero que dé a pocos los autores y en cierto grado las editoriales estamos cambiando esto, y creo que estamos construyendo un hábito lector que se verá en los próximos años y en nuestros niños a medida que vayan creciendo.

-Charlemos sobre Romi y el Sol y Romi y el mar, dos libros significativos en el nicho de la literatura infantil actual. ¿Cómo nace Romi, esta pequeña amante de la naturaleza a quien persigue y descubre a través de recurrentes a los seres que la rodean?

-Romi nace como una extensión de mí, creo. Soy una persona muy curiosa, con preguntas rondándome la cabeza a cada momento. Como les conté al inicio de la entrevista, también me gusta observar las cosas a mí alrededor, y la esencia de Romi está en su punto de vista único y diferente: Romi observa lo que está en su entorno y se cuestiona el statu quo y el motivo por el que suceden las cosas. Y esto da origen a cada una de sus aventuras.

-Romi es vivaz e inteligente. Se las ingenia para saber más sobre el papel que cumple el sol y el mar en la vida. ¿Qué te llevó a incorporar estos dos elementos en la historia?

-Cada vez que pienso en una nueva aventura de Romi busco que sus lectores empiecen a agudizar su percepción del mundo y a no aceptar las cosas como les dicen que son cosa que los adultos hacemos todo el tiempo, y con ello, matamos de a pocos el sentido común y la capacidad de maravilla que tienen los niños. Busco algo cercano, que cualquier niño pueda ver y experimentar, y pretendo que no lo den por sentado; que no asuman que las cosas a su alrededor son así “porque sí” o que no cambian. Así, el sol y el mar son a la vez experiencias y sensaciones tangibles para los niños, al mismo tiempo que son mundos completos por dentro. La rotación y traslación, por ejemplo, o la composición de la arena y la espuma del mar que pueden explorar y descubrir desde otro punto de vista.

-La música en la vida de Romi. Le gusta The Beatles. La historia de Romi tiene también su banda sonora. ¿Qué papel juega la música en tu proceso creativo?

La verdad, yo no puedo escribir creativamente si estoy escuchando música. Me gusta tanto que si la prendo terminaré cantando horrible, bailando sin ritmo o experimentando todas las sensaciones que transmite. Para mí, los acordes, los instrumentos, los ritmos… todo sobre la música se me hace fascinante, y a través de mis libros quiero comunicar ese amor por el arte.  Procuro que todos tengan su propio soundtrack. Además —y esto ya es una cuestión personal y prejuiciosa—, creo que la música actual es muy plana y cada vez se desvirtúa más el valor de las letras y de las combinaciones de ritmos y notas en favor del éxito de los 100 beats por minuto. Por último, cuando pongo una canción en un  libro (verás que en mis otros libros, De cómo Lana venció a la tormenta o Isa en CiberLima, también hay canciones), busco que las letras agreguen algo de significado a lo que se cuenta, ya sea reflejando lo que está pasando, adelantando algo de lo que pasará o transmitiendo lo que el personaje está sintiendo.


-Y el deporte…

El deporte fue capital en mi formación infantil y adolescente. A mí me encantaban los libros, pero también era una niña y adolescente muy inquieta. Incluso me diagnosticaron TDAH desde muy pequeña, de manera que tenía mucha energía qué quemar para poder concentrarme y desenvolverme adecuadamente en la escuela y demás entornos aunque igual nunca fui muy buena alumna; supongo que mis gustos y sensibilidades no cuadraban con las de mi colegio.
Creo que ambos ámbitos: la lectura y el deporte son capitales para la formación del estudiante: desde la disciplina que ambos requieren hasta el cultivo de la persona en cuerpo y mente que cada uno logra por su lado.

-A través de una serie de experiencias con su familia, con el mar, la historia de Romi y el mar destaca la belleza de Colán, el balneario ubicado en Piura, en donde la niña y su familia pasan unas vacaciones. Cuéntanos de tu relación con esta playa.

-Mi relación con Colán ha tenido dos fuentes: una meramente mental o imaginaria, y otra de cortos encuentros llenos de felicidad y anécdotas. La experiencia que más nutre el libro de Romi y el mar es la relación que tengo con Colán a través de lo que siempre me ha contado mi padre, pues él es de Piura, y con su familia pasaban los veranos de su infancia y adolescencia en Colán. La otra vertiente que dio vida a la historia del libro es de mi propia experiencia en la playa. Yo he ido dos o tres veces, pero tengo recuerdos muy bonitos de cada una de mis visitas. Por último, creo que también he trasladado muchas de mis propias experiencias y sensaciones con respecto a la playa al escribir este libro. Pasaba los veranos de mi infancia y adolescencia frente a la arena y el mar, en compañía de primos y amigos, pero no en Colán, sino en San Bartolo, que es un balneario tradicionalmente veraniego, a unos 50 kilómetros de la ciudad de Lima.

-Otros elementos que enriquecen la historia son las relaciones familiares, los juegos infantiles, el tema de la comida, las leyendas rurales… ¿Estas atmósferas recogen tus vivencias de niña?

Sí y no. Yo tuve una infancia muy activa, marcada por cercanas relaciones con mi familia inmediata y el círculo más amplio que formaban los amigos íntimos de mis padres; sus hijos e hijas siempre fueron como primos y hermanos para mí, y al construir las relaciones de Romi creo que he sumado y resumido mis más hermosas experiencias familiares y las he colocado en un mismo entorno. De repente podríamos llamarlo un mundo ideal, pero supongo que también para eso escribimos: para transmitir y perpetuar todo lo que amamos de la vida y lo que quisiéramos para los demás.
Sobre la comida… qué te puedo decir, yo amo comer, pero de chica era muy fastidiosa; un poco como Romi. Y al igual que ella, a mí me hacían probar los platillos, me gustara o no, y a partir de ese “forzarme a probar” fue que aprendí a amar la comida y a arriesgarme en otros tantos ámbitos de la vida, aunque no estuviera segura del resultado.
En cuanto a los cuentos populares e historias “rurales”, pues supongo que es mi aporte a preservar y valorar las culturas originarias, porque hoy en día todo pasa tan rápido que a menudo perdemos de vista de dónde venimos, y esto se traslada a los más jóvenes, de manera que dejamos de lado enseñanzas milenarias y formas distintas de enfrentar y transmitir los valores y experiencias acumuladas de nuestros antepasados.

-Finalmente. Jugar con elementos como el sol y el mar responde a un tema de reflexión sobre el cuidado del medio ambiente.


-Sí, para mí el cuidado del medio ambiente es algo muy importante, pues es el futuro de toda la raza humana lo que nos estamos jugando al no ser conscientes de todo el daño que hacemos a la Tierra. Con mis libros busco acercar a los jóvenes lectores la conciencia de todo lo que podemos hacer y lo que podemos cambiar para dejar un planeta mejor y más cuidado para las generaciones futuras. Junto con el empoderamiento de las niñas, la naturaleza y el cuidado del ambiente son dos temas comunes y transversales a todos mis libros, desde un enfoque u otro. 
Isa en CiberLima, mi más reciente libro, que saldrá de imprenta en las próximas semanas, es quizá mi acercamiento más “atrevido” o directo a esta problemática: la protagonista se enfrenta a una Lima paralela en la que todos los problemas ambientales de la ciudad se convierten en peligros tangibles, inmediatos y de vida o muerte para sus habitantes, y ella tiene que encontrar la manera de derrotarlos utilizando su valor, su sentido común y sus conocimientos.


domingo, 10 de diciembre de 2017

La poeta peruana Teresa Orbegoso presenta en Lima su libro “Perú”


El poemario nos habla de la armonía del dolor y la reconciliación con el pasado familiar y personal. Recientemente se presentó en las ciudades de Buenos Aires, Mar del Plata, Valpariso, Chiapas, Sucre.


Este miércoles 13 de diciembre se presenta el libro de Teresa Orbegoso sobre la armonía del dolor. Perú fue publicado el 2016 por la prestigiosa editorial Buenos Aires Poetry en Argentina y este año se reedita en Lima por la editorial peruana: Hanan Harawi. Poemas del libro aparecen en las revistas de poesía más importantes de Latinoamérica. El 2018 se reeditará en Guatemala por Pequeña Ostuncalco Editorial (Poe).

Perú, de Teresa Orbegoso, recopila en un libro de casi noventa páginas la armonía del dolor y la reconciliación con el pasado familiar y personal. La autora plantea con él un recordaris de su vida en su país natal; una tierra que, como su texto, se encuentra inundada por un conjunto de presencias que guían nuestra travesía por los intersticios del corazón y de la mente. No obstante, no se debe pensar que estamos ante un poemario instalado en el recuerdo, ya que Perú crece como crecen las piedras y avanza como avanzan los árboles. Sus raíces no siempre están ocultas y, cuando se dejan ver, lucen sonrisas y lágrimas en una misma niebla que se empecina en esconder el pasado, aunque sin éxito.

Sobre la autora

Teresa Orbegoso. Perú/Argentina. Licenciada en Periodismo. Investigadora social. Escritora. Actualmente cursa la maestría en Escritura (UNTREF). Tiene un diplomado en Creatividad publicitaria. Ha sido becada por la OEA, el INDES BID, la Fundación Tallberg.  Ha publicado los libros de poesía: Yana wayra (Ed. Urbano marginal, Lima, 2011); Mestiza (Ediciones del Dock, Buenos Aires, 2012); La mujer de la bestia (Ed. Trópico Sur, Maldonado, 2014); Yuyachkani junto a la artista plástico Zenaida Cajahuaringa (Ed. La purita carne, Lima, 2015) y Perú (Ed. Buenos Aires Poetry, Argentina, 2016). Parte de su trabajo ha sido incluido en la antología sobre la vigencia del poema en prosa en Sudamérica: Del caos a  la intensidad (Ed. Hijos de la lluvia, Perú, 2017).

Ha compuesto la música para el libro La casa sin sombra de Claudio Archubi. Ha sido invitada a varios festivales internacionales de poesía. Reseñas sobre su escritura, sus libros y poemas aparecen en distintas revistas latinoamericanas. Tiene a su cargo la página de entrevistas a creadores hispanoamericanos migrantes: Migraciones poéticas. Participa del colectivo Poetas de la biblioteca en Buenos Aires, Argentina.

La cita es en la Casa de la Literatura Peruana. Desde las 19:00 hs. Los comentarios críticos estarán a cargo de los poetas: Mario Pera y Leda Quintana. También habrá una charla con los editores: John Martínez y Ana Mónica y la lectura de: Yolanda Rojas, Rosa Rodríguez y la propia autora. La entrada es libre y gratuita.




viernes, 8 de diciembre de 2017

Colectivo Trenzando Fuerzas presenta Navidarte, tu regalo con Arte



Jornada de exhibición venta de piezas únicas de arte contemporáneo y tradicional peruano.


Para el colectivo Trenzando Fuerzas la Navidad es un carnaval de amor familiar, ternura y alegrías, pero también es la oportunidad ideal para dar y compartir el verdadero sentir de los peruanos a través de su arte, su cultura y su memoria. Con este mensaje realizarán la primera edición de Navidarte, tu regalo conArte, el martes 12 de diciembre a partir de las 12 del día, en Dada Centro Cultural, ubicado en la Av. San Martín 154 Barranco.

Será una jornada de expresión artística con exhibición venta de piezas únicas de arte contemporáneo y tradicional peruano, en la que habrá también música, cantos, juegos y moda con identidad, con ingreso libre. Parte de lo que se recaude por la venta de las piezas en exhibición, servirá para llevar un poco de alegría y regalos para la Navidad de los niños de la ONG “Mamilinda” y ALDIMI/Casa amor, que ayuda a niños con cáncer.


Por una Navidad peruana con regalos que lleven un mensaje y un significado más profundo y con identidad, 29 creadoras y creadores, entre artistas plásticos contemporáneos y maestras de arte tradicional, participarán en este evento cultural en el que se podrá adquirir desde cuadernos de Toqapus para diseñar de Zadir Milla hasta  piezas en pintura, dibujo, grabado, fotografía, esculturas, cerámica; juguetes blandos con identidad, indumentaria con identidad, bijoutería y textiles de la selva y sierra peruana; bolsos, libretas, libros de la editorial Hanan Harawi y bordados, entre otras piezas originales.

Además habrá demostraciones de arte con mostacillas por las Maestras de la comunidad Shipibo Conibo de Cantagallo, recital de poesía con Teresa de Orbegoso que presentará su libro Perú-la patria de la poesía, y demostración de juegos con los Trompos de Alan Márquez.

El programa incluye también un Desfile de Moda con Identidad, con las colecciones de temporada de las diseñadoras Lourdes Chambi y su marca Somos libres, Lici Ramírez y su emprendimiento social Corazón Carnaval, Jesucita Carpio y sus diseños de Libertaria y Nora Carrasco de Amazónikas. Participan: Liliana Avalos Mendoza, Shila Alvarado, Clara Benu, Elena Candiotti, Nora Carrasco Apaza, Flor M Calero Amaro; Rubén Calderón, Zenaida Cajahuaringa Rivera, Jesucita Carpio Aliaga, Rosamar Corcuera, Lourdes A. Chambi Chiara, Cristina Flores, Caro Galleta, Pancho Guerra García, José Gómez, Miguel Lescano, Alan Márquez,  Wilma  Maynas Inuma, Zadir Milla, Natycucha Muñoz-Olivos, Patricia Janet Orbegoso Álvarez, Olinda Silvano, Silvia Ricopa, Zadith Silvano, María Ramos, Susana Vásquez Torres, Pool Vásquez y Graciela Trillo.


El Colectivo Trenzando Fuerzas agradece a sus aliados: Pilar Ramos y Diva Producciones, al Centro Cultural Dada, a nuestros artistas y a su referente, amigo y maestro, César Ramos, antropólogo y gestor cultural quien en vida promovió y enseñó la importancia de un arte inclusivo y sanador por una sociedad más justa, floreciente y orgullosa de sus raíces.


Trenzando Fuerzas invita a todos a sumarse a este evento, “porque el Perú es más que una marca y es de todos los peruanos; de nuestras comunidades originarias, de nuestros creadores, de nuestros maestros tradicionales, de nuestras culturas ancestrales, de nuestros niñ@s, de toda nuestra memoria colectiva. Porque aquí nadie sobra. Y porque con arte y cultura somos libres, seámoslo siempre”.


Esperando a Godot de la Asociación de Artistas Aficionados (AAA)



La sensación de desamparo que deja la obra al final de la misma todavía sigue pintando el cuadro humano que describe al hombre en todas sus búsquedas.


Escribe: Luis Paredes

Celebrando prácticamente sus 80 años de vida institucional, la Asociación de Artistas Aficionados (AAA), ha reiniciado una breve temporada de Esperando a Godot de Samuel Beckett. Obra emblemática de los albores del teatro  moderno; siempre que se toma a Beckett para dar cuenta de sus “demonios” teatrales es porque se desea arriesgar nuevas formas teatrales y este montaje de la AAA no es la excepción. Bajo la dirección del joven director Omar del Águila y un elenco encabezado por Ximena Arroyo y Manuel Calderón, cuenta también con la participación de Percy Velarde y Juan José Oviedo, sin olvidar a Omar Rosales.    
                                                                                             
La obra desde su inicio no deja de sorprender al respetable por la atmósfera que la propuesta ha configurado arriesgando la idea de un mundo donde el individuo se pierde en una serie de especulaciones que en nada ayudan a describirlo como tal. Esperando a Godot ha hecho correr ríos de tinta intentando categorizarla. Los más importantes investigadores de teatro la sitúan como la iniciadora junto con La Cantante Calva de Ionesco del teatro moderno; luego de las aportaciones filosóficas de Pirandello y Gordón Craig que configuraron una riqueza impresionante a la construcción del personaje. Indudablemente que todo teatro moderno no puede deshacerse del recuerdo y la impronta de Seis personajes en busca de Autor de Pirandello, La Cantante Calva de Ionesco y Esperando a Godot.

Los protagonistas Didí (Manuel Calderón) y Gogo (Ximena Arroyo) dan rienda suelta a una serie de asedios de su realidad circundante sin ceñirse a un estilo realista, al contrario, dando pábulo a un sinnúmero de recursos histriónicos van desde el claun hasta las secuencias grotoskianas, pasando por el music hall como quería Beckett muy sardónicamente.                                                                                                                                    
Cada vez que vuelvo a ver Esperando a Godot pondero las cualidades de magnífico narrador que habitan en su autor; pese a los artificios a los que tenga que echar mano el actor y el director para configurar estos extraños personajes en el espacio escénico, el texto los conduce de forma clara hacia la innegable configuración de la condición humana: es decir, hacia las preguntas que dan origen al ser y las preguntas que rondan en todos en cuanto su condición de ser se ve expuesta en toda su rigurosa desnudez.

Es cierto que para afrontar semejante compromiso como montar Esperando a Godot, se tendrá que recurrir a una idea base con la suficiente claridad que la terquedad de Beckett a ser claro requiere. Es decir, es necesario luchar contras las propias convicciones de Beckett como artista, casi lo mismo sucede con otro grande que es Bertold Brecht(en las antípodas ideológicas de aquel) donde traicionarlo va a dar mejores resultados que seguirlo a pies juntillas.

Lo rico del montaje de Del Águila es esta valoración previa del clásico lo cual dice mucho del tiempo que ha pasado desde mediados del siglo pasado (época caracterizada por el eco de grandes conflictos bélicos) hasta nuestros días en que nos aprestamos a celebrar 200 años como república independiente.

Las presencias escénicas de Lucky (Juan José Oviedo) y Pozzo (Percy Velarde) son un acierto en cuanto aparecen para llenar de sentido escénico la puesta. No son gratuitas presencias de relleno, sino obedecen a un bien tramado ejercicio de oportunidad escénica y contrapunto valioso con las presencias de Didí y Gogo cosa que no siempre fue bien visto por el autor pero que escénicamente llena de mayor sentido la escena: dentro del sin sentido global en la que reposa la obra.

Muchos genios del teatro han interpretado a su modo la significación de Godot; unos dicen que es Dios, otros la Revolución, otros con cierta ironía opinan que es el propio Beckett; pero lo cierto es que la sensación de desamparo que deja la obra al final de la misma todavía sigue pintando el cuadro humano que describe al hombre en todas sus búsquedas.

La celebración de estos 80 años de la AAA no pudo haber elegido mejor obra que hable del esfuerzo del hombre por sobrevivir dentro de un mundo absurdo. La propuesta de hacer arte todavía es una piedra en el zapato para muchas autoridades y entonces la AAA ya está demostrando que si es posible hacer arte en Lima y en todo el Perú invirtiendo sobre todo el corazón.

“Esperando a Godot”
Temporada: hasta el 10 de diciembre
Funciones: viernes y sábado a las 8 pm.
Domingo a las 7pm.
Teatro de la Asociación de Artistas Aficionados
Jirón Ica 323 - Lima.




Reponen Un chico de Bosnia en el Teatro de Cámara del C. C. El Olivar.



Una historia actual que con una hermosa carga poética y una narrativa elocuente nos muestra cómo los horrores de la guerra afectan a los inocentes.


Luego de sus presentaciones en el Centro Cultural Ricardo Palma y el Lugar de la Memoria, la Tolerancia y la Inclusión social (LUM), vuelve a los escenarios, por última vez, la obra Un chico de Bosnia bajo la dramaturgia del holandés Ad de Bont y la dirección de Felien De Smedt y la participación de los actores: Sergio Armasgo, Jorge Armas, Katya De los Heros y Andrea Chuiman. El montaje, bajo la producción de Idea Original, se estrenó en el Teatro de Cámara del Centro Cultural El Olivar.

En Un chico de Bosnia, Djuka y Fazila son refugiados bosnios y están aquí para contarte su historia; suya y la de su sobrino, Mirad, un joven de 13 años que encarna a las víctimas de la violencia de un país en guerra. Una historia penosamente actual y universal que, con una hermosa carga poética y una narrativa elocuente, nos muestra cómo los horrores de la guerra afectan a los inocentes. Si bien está enmarcada en la guerra interna de Bosnia de los años ‘90, las matanzas, las desapariciones, los campos de prisioneros, los refugiados entre otros son elementos comunes de las guerras de todos los tiempos y lugares. Mirad, el protagonista, representa a todas esas personas que, víctimas inocentes de una guerra, se ven obligadas a huir para garantizar su sobrevivencia.

Ad de Bont (Ámsterdam, 1949) dramaturgo y director de teatro holandés. Ha trabajado en varios teatros en Holanda, dedicándose principalmente a escribir, adaptar y dirigir teatro para jóvenes. Entre 1993 y 1994 escribió la obra Un chico de Bosnia. El interés por culturas poco conocidas es un tema recurrente en sus obras. Muchos de sus textos han sido traducidos a varios idiomas. A lo largo de su carrera, de Bont ha recibido una variedad premios, tanto por su dramaturgia como por su dirección.


Felien De Smedt (Bélgica, 1985) es filóloga, actriz y directora de teatro. Radica en el Perú desde el año 2010. Es egresada del programa de actuación del Centro de Formación Teatral Aranwa. En el año 2013 tuvo su debut como actriz en el escenario limeño con La Ronda. En el año 2014 actuó en ¡Bryce, a mí con cuentos!; trabajó como asistenta de dirección en las obras Eclipsadas (Teatro A.A.A) y Crímenes del Corazón (ICPNA Miraflores). En el año 2016 se graduó como directora teatral en el Centro de Formación Teatral Aranwa, siendo Un chico de Bosnia la obra que presentó, para graduarse, en el Teatro Ricardo Blume. Antes de vivir en Perú, estudió actuación en la Academia Omer Van Puyvelde en Gante (Bélgica) y fue miembro del grupo de teatro Krakeel (Merelbeke, Bélgica).

Idea Original, es una productora de teatro independiente que busca contribuir a la profesionalización y difusión de las artes escénicas en el país así como la revalorización del rol de las artes escénicas en nuestra cultura a través de propuestas novedosas y adaptadas a las necesidades del consumidor actual que busca entretenimiento de calidad. Gestionan proyectos atractivos que permitan atraer nuevos públicos y que al mismo tiempo sean una plataforma que capte y busque desarrollar talento joven de todas las ramas profesionales de nuestro medio.

Desde junio de este año la productora apoya a los niños refugiados que viven en el Perú mediante una colecta de útiles escolares que se llevará a cabo junto con las presentaciones de la obra teatral Un chico de Bosnia. Estas donaciones son recibidas por la ONG Encuentros, entidad que vela por los refugiados en el Perú de la mano con ACNUR, la agencia de la ONU para los refugiados. Antes de las funciones, el público podrá donar los útiles escolares que desee en el mismo Centro Cultural El Olivar.


Un chico de Bosnia
Entrada General: S/.30.00 nuevos soles
Estudiantes y jubilados: S/.20.00 nuevos soles
Entradas: Atrápalo 15 soles hasta el 10 de diciembre

Entradas a la venta en la boletería del teatro.